MÉTODOS MECÁNICOS

Preservativo Masculino

El preservativo consiste en un forro de látex que se coloca en el pene recubriéndolo en su totalidad, el mismo cumple una doble función.

Por un lado impide que el semen se deposite en la vagina, evitando el riesgo para la mujer de quedar embarazada y por otro protege a los miembros de la pareja del posible contagio de enfermedades de transmisión sexual ( ITS ) incluyendo al S.I.D.A.
El preservativo es un método muy efectivo y sus fallas muchas veces se deben a su mal uso.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se debe usar desde el inicio de la penetración y no luego de un tiempo, dado que del pene en estado de excitación sale un líquido viscoso y transparente que en general transporta algún espermatozoide.
Otra cuestión importante para evitar roturas es una buena colocación del preservativo, se debe sujetar y aplastar la punta donde está el reservorio para el semen antes de desenrollarlo, para evitar que quede aire en el mismo que luego al recibir el semen se comprime y puede romper el látex.

Y por último al retirarlo se debe tener la precaución de extraer el pene de la vagina antes de que pierda la erección, con el cuidado de sujetar el preservativo en su base para evitar que se deslice y se salga del pene.

Preservativo femenino

Es una funda de poliuretano que consta de un anillo rígido de unos 10 cm de diámetro en su parte abierta y externa y otro anillo más pequeño en su interior.
La función que cumple es similar a la del preservativo másculino o sea impedir el pasaje del semen a la vagina.
Su desventaja es el mayor costo respecto del preservativo másculino.

Diafragma

Es un dispositivo de caucho de distintas medidas con el cual se tapa la entrada del cuello del útero, impidiendo que suban por el mismo los espermatozoides hacia el utero y puedan encontrarse con un óvulo listo para fecundar.
En este caso el semen es depositado en la vagina, por lo tanto este sistema no es apto para prevenir el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual incluyendo el S.I.D.A..

Dispositivo Intrauterino (DIU)

Consiste en un dispositivo de plástico y metal, muy suave y flexible, que se debe colocar dentro del útero, desde luego que su instalación corre por cuenta de un médico.
El DIU provoca una mayor segregación de flujo intrauterino con lo cual se consigue dificultar el paso de los espermatozoides y además la fecundación se torna difícil
dado que el dispositivo altera el movimiento de las trompas de Falopio.
Este método es muy efectivo aunque puede provocar algunos inconvenientes como infecciones y menstruaciones dolorosas.
No es indicado para mujeres menores de 25 años que no tengan hijos.
El dispositivo se debe cambiar cada 2 o 3 años.

Endoconceptivo

Consiste en una dispositivo muy similar al DIU que libera levonorgestrer e impide la migración de los espermatozoides.
Tiene ventajas respecto al DIU porque provoca menos inconvenientes con respecto al sangrado y el dolor.
Se aconseja para mujeres mayores de 35 años y que tengan hijos.