Uncategorized · April 8, 2021 0

EL PUNTO “G” MASCULINO

Cuando se habla de punto G masculino, en realidad nos referimos a la glándula prostática o próstata, más específicamente a su estimulación.

La próstata se encuentra en el interior de la zona pelviana y para llegar hasta ella y poder estimularla se debe penetrar el ano del hombre.

Si bien en general los hombres tienen prejuicios con respecto a todo lo que implique la utilización del ano en las relaciones sexuales, dado que se lo asocia comúnmente a la homosexualidad y a la penetración anal entre hombres.

Sabemos que la zona anal es una zona erógena de primer orden por la gran cantidad de terminales nerviosas que llegan a ella desde el cerebro.

En los tiempos actuales, habiéndose producido y produciéndose día a día cambios de actitud con respecto a la sexualidad y a la forma de ejercerla, de forma más libre. Es que muchos hombres deciden incorporar la zona anal como fuente de placer erótico.

Pero llegar a tocar la glándula prostática no es tan fácil. Normalmente se la estimula con el dedo pulgar, con algún sex toy o con el pene.

Como se estimula la próstata

El hombre se acuesta con la espalda apoyada a la cama y puede levantar las piernas acercando las rodillas al cuerpo, aunque muchos dicen que la mejor posición es igualmente acostado boca arriba pero con las rodillas flexionadas y la planta de los pies apoyadas en la cama.

En esa posición su pareja introduce el dedo pulgar, previa dilatación con el uso de un gel íntimo de base acuosa, puesto que los de base de petróleo como la vaselina pueden traer consecuencias para la piel y mucosas de las zonas donde se aplica. Con el dedo introducido se debe hacer una firme presión contra la cara frontal del recto, o sea la parte de arriba y al mismo tiempo se masajea hacia abajo, de esta forma se logra tocar la próstata; se la notara como un bulto blando en la pared anterior del recto, a pocos centímetros del orificio anal.

Al principio si el hombre no está acostumbrado a este tipo de práctica, le puede resultar a veces un tanto molesta, por eso lo mejor es ir lentamente y sin forzar si la persona desea interrumpir el estímulo.

En muy poco tiempo comenzara a sentir una sensación muy agradable, muy diferente a las que normalmente se está acostumbrado con los otros estímulos sexuales.

El orgasmo con estímulo prostático

La llegada al orgasmo por estimulación de la próstata, provoca una eyaculación fluida, no a chorros, es suave pero provee de gran placer al hombre.

En general la mayor parte de los hombres que probaron este método para llegar al orgasmo, refieren que es más prolongado y placentero que con el método tradicional.

Esta diferencia se produce dado que se estimulan centros del placer nerviosos distintos en uno y otro caso.

Hoy en día el mercado siempre más amplio e innovador de los juguetes sexuales nos pone al alcance, estimuladores prostáticos o bolas chinas anales y penes anales en distintos modelos con o sin vibración, que se usaran como complemento o en lugar del dedo.

La higiene

Siempre que utilizamos la zona anal en nuestras relaciones sexuales, es muy importante mantener una correcta higiene, con un lavado normal con agua y jabón es suficiente.

Con lo que hay que ser cuidadoso es con todo lo que se introduce en el ano, dedos, pene, penes artificiales y otros. Una vez utilizado algo en el ano debe ser lavado correctamente con agua y jabón antes de introducirlo en la vagina por ejemplo, puesto que las bacterias del ano podrían causar infecciones en otras zonas del cuerpo.

También se pueden usar preservativos que se irán cambiando y desechando a medida que se utilicen en el dedo, el pene , o en los sex toys.

Pues bien aquí esta explicada de la forma más sencilla la técnica para estimular el punto “G” masculino y es conveniente aclarar que si se realiza sin violencia ni brusquedad, esta práctica no conlleva ningún peligro de lesiones.

Por lo tanto para los que deseen agregar una nueva técnica de placer en sus relaciones sexuales, es cuestión de atreverse y a disfrutar.