BISEXUALIDAD

Este termino se utiliza normalmente para designar a las personas que gustan y disfrutan, manteniendo relaciones sexuales con personas de ambos sexos.

Dicho en otras palabras pueden tener como objeto sexual de sus deseos, tanto a hombres como a mujeres.

Socialmente este tipo de conducta o comportamiento es rechazado y no es en general aprobado, este es uno de los motivos por el cual las personas tratan de ocultar este tipo de preferencias sexuales.

Según  distintos especialistas la bisexualidad es una forma de homosexualidad de tipo encubierta o que no está plenamente aceptada y asumida por la propia persona. Otros opinan que la mayoría de las personas serían bisexuales, si no fuera por la reprobación social, la propia represión, o la negación.

Son distintas posiciones frente al fenómeno, no es nuestra intención estar a favor o en contra de unas u otras.

Es casi seguro que gran parte de las personas han fantaseado alguna vez con relaciones sexuales de a tres o más personas, lo que no significa que disfrutarían en la realidad de un encuentro sexual de ese tipo.

Lo más seguro es que  la conducta bisexual este influida por varios factores de tipo, socio-culturales, biológicos y de crianza.

La insatisfacción sexual: hay casos donde la relación sexual de pareja  nunca fue del todo satisfactoria o con el correr de los años se ha vuelto monótona y con carencias de motivación. Este es un factor  por el cual hay personas que deciden probar con personas de su mismo sexo y siguen manteniendo el mismo rol dentro del ámbito familiar por presiones sociales.

La curiosidad, en estos casos, es un factor que tiene su influencia. El misterio de lo desconocido, como será hacerlo con una persona que siente de la misma manera que uno mismo, tiene su atractivo.

Además de la tentación casi natural y el alto voltaje erótico que implica transgredir las normas socialmente establecidas.

¿Tienen mayor tendencia bisexual los varones o las mujeres?

En realidad no se sabe demasiado sobre este aspecto de la bisexualidad, los que adoptan una opinión u otra, generalmente están motivados por cuestiones de género de tipo machistas o feministas.

La mujer está más desinhibida a la hora de alabar los pechos o la cola de otra mujer o de manifestar afecto hacia otra mujer con besos incluso en los labios, pero también es probable que estas diferencias se deban a cuestiones de crianza y de los distintos roles que se le asignan socialmente a la mujer y al hombre.